Menú Cerrar

Pablito

“Presidente, exdirector técnico, exentrenador y exjugador. Bañado en el río mnemósine, memoria de la entidad y Belerofonte que lo protege al club de Quimera. Le gustan las migas y el chocolate”. Él se define así, pero nosotros queremos que entendáis lo importante que Pablo es para nosotros. Su cinta en la cabeza revolucionó las pistas de baloncesto durante la primera década del siglo (se dice, se cuenta, se conoce que era imposible no caer en alguna de sus fintas durante un partido), revolucionó los conceptos baloncestísticos muchas temporadas desde su pizarra (su jugada Fiesta marcó una época) y pasó a dirigir con mucho estilo un club que junto a él ha vivido grandes años (no hablamos de resultados deportivos, sino de gradas llenas y jugones de unas categorías apoyando a los de otras). Ahora sigue colaborando desde labores administrativas que quedan lejos de las pistas, pero no nos dejamos caer en el olvido por la distancia: para muchos de nosotros Pablo resume la esencia de lo que significa la Escuela en nuestras vidas